El Mercadillo de Pepa

Objetos exclusivos, cachivaches, cousos y muchas sonrisas

COMPRAS INDIAS.

Después de tres meses de mi llegada, ahora empiezo a moverme por Delhi con relativa facilidad. Empiezo a descubrir nuevos mercados o market, como les llaman aquí, donde se puede comprar cualquier objeto, prenda, mueble, joya, bisutería, calzado, etc. etc.. que nos podamos imaginar. Imaginaos lo que yo disfruto. A veces incluso soy incapaz de ver con claridad lo que tienen las cientos de tiendas que hay.

Decir tiendas es la traducción al español porque lo que hay no son precisamente tiendas como tal. En estos grandes markets la mayoría de «las tiendas» son pequeños espacios llenos de mercancía en la que apenas puedes entrar. Los vendedores están en la calle y gente, mucha gente, todos entremezclados con tuc tuc, como yo les llamo a esos cochecillos eléctricos con capota amarilla ( venditos sean), bicicletas, coches, ruido, olores, puestecillos de comida con un aspecto estupendo pero que no debemos comer por higiene (cuestión de salud) y más vendedores que te llaman continuamente y tus sentidos que se aturrullan y el color, el color que todo lo inunda. Y la suciedad y el polvo que se te mete en cada poro de la piel, tu pelo que cambia de tacto y tus manos y uñas negras… increíble pero cierto. Cuando llego a casa después de una de estas salidas, como yo les llamo, y me miro al espejo, no me reconozco.

Pero me gusta, mejor dicho, me encanta. Y  cuando después de mirar y mirar me decido, llega la peor parte. Discutir el precio. Y en ingles, o parecido. Siempre hay que regatear. Ser occidental es un inconveniente, te ven y ven euros en tu cara. Así que ya sabes que te van a pedir por lo menos el doble que a un indio. Y siempre, después de comprar, sé que aún estoy pagando de más aunque haya conseguido buen precio. Pero el juego es así.

Casi todos los fines de semana paso al menos un día entero en uno de estos mercadillos. Y como ya os dije en alguna otra ocasión, o eso creo, mucha de la mercancía que veo me resulta muy familiar porque la veo en muchas tiendas de mi ciudad. Aquí la diferencia está en que la mayoría de estos locales venden un único producto y con gran variedad de modelos, diseños, tamaños, formas y colores. Y ahí radica mi problema porque a la hora de elegir….me gusta todooooooooo. He visto preciosidades, como diría mi tía. Y es un ejercicio de autocontrol. Y debería ser estudiado. Si señor. No es fácil ver lo que ves, tener una tarjeta de crédito en la mano y no comprar. Jajaja, bromas aparte, yo tengo mi truquillo. Cada vez que veo algo pienso a quién puede gustarle. Y compro solo para esa persona. Así sucesivamente.

No me fue mal con el método. Estuve en España y todos mis regalos indios gustaron mucho ( eso me dijeron) y aproveché para llevar algunas cosillas y venderlas pues también gustaron  porque mi familia y amigos compraron todo. Bolsos, pashimas, bisutería, sandalias e incluso una maravillosa colcha hecha a mano de pedrería. Y me hicieron algunos encargos.

Y a eso dedico mi tiempo libre aquí. Excepto los días de turisteo, visito y compro en mercadillos. Esta semana, por primera vez, enviaré un paquete con algunas de las compras. Me han garantizado el envío y el coste es asumible así que..allá va.

Os muestro y seguiré mostrando, cositas que encuentro y que puedan gustar y si queréis algo ya sabéis, no tenéis más que pedirlo.

Algunas fotos. Tengo muchas más. 20150211_184824 20150217_11122920150217_11120020150217_11084620150217_10313420150223_19282920150217_103751

 

No Comments »

Muebles en Delhi.

Namasté. El día de Reyes tuve un regalo especial. Una amiga se ofreció a llevarme a otro almacén de muebles, mucho más grande que el anterior, me dijo, y así podremos comparar precios. Dicho y hecho. Con su «driver» y tras casi una hora, llegamos al lugar. Varias naves repletas de todo tipo de muebles ( armarios, puertas, sillas, mesas, camas, baúles, cajas), lámparas y algún que otro objeto no identificable.

Realmente fue un estupendo regalo.  A pesar de…. ¡ Cómo disfruté! Cientos de muebles maravillosos que contemplaba con la boca abierta. Los armarios. Podría pasarte días mirándolos. Todos hechos a mano: con incrustaciones de metal, con formas, dibujos, pintados. Y  los baúles y las cajas, que me encantan, De todas las formas y tamaños. Las sillas, las mesas, las puertas, las puertas impresionaban. Puertas de castillo, trabajadas, elaboradas, pintadas, en fin, mejor os voy enseñando las fotos poco a poco y espero que las disfrutéis.

Y fijaos,  quizás podréis reciclar ese armario del trastero, o el de la abuela, o pintarlo de color, o encargar uno igual o como digo yo siempre: » si no puedo comprarlo…copiar en barato».

De todas formas, estos muebles se exportan y envían a cualquier destino.  ( He tenido que reducir las fotos pero si alguien quiere que le envíe alguna en concreto para verla mejor…no problema y tengo más )

enero india 360

enero india 306enero india 309enero india 358enero india 334enero india 378enero india 374

No Comments »

De mercadillos por Delhi.

Namasté. Y que mejor entrada que felicitando el nuevo año que acaba de llegar. Bienvenido 2015 desde este planeta llamado India.

Me reprochan que mi blog no tenga una continuidad. Es cierto. Pero no puedo contaros mi experiencia en este país por falta de tiempo. Han transcurrido tres meses desde mi llegada y dado el impacto todavía estoy adaptándome, si se puede utilizar esta palabra.

Poco a poco y día a día parece que empiezo a integrarme en esta nueva vida. A ver más detenidamente, a moverme con más libertad, a observar, escuchar y oler y mis sentidos están todavía  sobre excitados.

Es inimaginable. Ruido, suciedad, olor, color, mucho color, gente, gente, gente por todas partes, puestos de comida en cualquier lugar, música, telas, saris, luces, adornos y mercadillos.

Mercadillos en todos los barrios.  Cientos y cientos de puestos donde se vende cualquier cosa imaginable, tiendas muy pequeñas ocupando bajos que en nuestro país estarían cerrados y vallados por riesgo de derrumbe, vendedores en la calle, en fin, un enjambre de personas y mercancías en continuo movimiento.

Y una gran sorpresa. No he visto hasta el momento antigüedades. Me dicen que sí que hay, pero muy escasas. Los indios pudientes solo compran objetos  y decoran sus casas al estilo occidental.

¿ Que veo en los mercadillos? Ropa y telas indias, bolsos maravillosos decorados con pedrería increíble, pendientes collares, platería, oro, sandalias hechas a mano de pedrería, miles de pulseras de colores, aceites para quemar, té, pashminas de lana, de cahemir, camisas de lino, túnicas de algodón y seda de  todos los colores que me dejan con la boca abierta, pieles, saris y más y más.

También hay algunos por especialidades. Estuve en uno. Me llevaron a un edificio destartalado lleno de muebles y objetos indios. Los muebles de madera trabajados a mano. Algunos de los que aparecen en las revistas de decoración. La mayoría proceden del Rajastán, donde viven la mayoría de los artesanos.

Otro mercado llamado » El Mercado Ruso» porque ahí van todos los rusos a comprar pieles. Pieles de todas las clases y los modelos la mayoría son los mismos que las grandes firmas. Porque en India se fabrica para todas las firmas de lujo y de las marcas más reconocidas. Yo compré una cazadora de piel diseño Gucci. También compré una prenda de piel de badana con la etiqueta de una firma muy cara.¿ Porqué se venden?  Por exceso de producción, porque la etiqueta está torcida, etc,, pero la calidad de la piel y el diseño es el mismo .

Todos pensamos que lo que se fabrica en India es muy barato. No es cierto. Es barato lo que es de muy baja calidad pero lo bueno se paga. Los occidentales y los indios adinerados van a un mercado llamado Kan Market. Es el más caro. Y las tiendas de marca tienen sus productos con un precio más alto que en España, excepto dos: Levis y Pepe Jeans, aunque yo creo que la producción para India es diferente y la calidad inferior.

Como os podréis imaginar, disfruto mucho paseando por estos mercadillos. Solo un gran inconveniente. Los occidentales tenemos los billetes de euro pintados en la cara. Siempre te piden precios altos. Siempre «regateando», llegando incluso a conseguir la mitad del precio inicial. Pero cansa y mucho. Y comprador y vendedor hacemos el teatro. Así siempre.

Ahora mi cámara no va muy bien. Tengo pensado comprar una nueva y espero poder enseñaros algo de lo que os cuento.

También aprovecho para comentaros que si alguien esta interesado en que yo le envíe » cosas indias», preguntarme acerca de estos productos o cualquier otra información, que se comunique conmigo a través de mi correo, que a partir de ahora es desdelaindia14@gmail.com.

Se me olvidaba.  A los pocos días de mi aterrizaje, fui a una feria internacional que se celebra anualmente en Delhi. Todas las empresas de India que fabrican mobiliario, objetos de decoración y en general para el hogar, tienen stand aquí. Y me sorprendió mucho que NO ME SORPRENDIÓ lo que vi. Exceptuando algún stand con productos que no había visto, todo lo que estaba expuesto me resultaba familiar. En la mayoría de las tiendas de decoración  de nuestro país y de otras europeas ( había compradores franceses italianos, alemanes)  venden estos productos. Todos hechos en India y la inmensa mayoría «ideales de la muerte».

Por suerte, conseguí el libro donde figuran todas las empresas participantes. Una joya para interesados.

Aprovecho para desearos una mágica Noche de Reyes.

 

 

 

 

No Comments »

INDIA. MI VECINO EL COCINERO.

Namasté. Tenía intención de escribir estas experiencias a diario y siguiendo un orden cronológico pero es imposible. No dispongo de mucho tiempo para poder hacerlo así y además, no influye en el contenido.

Os presento a un cocinero al que veo siempre que salgo a comprar por el barrio. Desconozco su nombre, como todos, porque para mí es dificilísimo recordarlos y pronunciarlos. La primer vez que le vi, me ofreció su producto con la mejor de sus sonrisas. Tiene un pequeño «restaurante» en la calle y su especialidad son como empanadillas rellenas de vegetales que fríe al momento. Mu hubiera encantado probarlas pero tengo que ser precavida y  juiciosa. Prohibido totalmente comer en los puestos callejeros de comida. La primera razón y más importante es por cuestiones de salud y limpieza. Es muy fácil que nuestro delicado estómago se resienta y acabe sentada en el wáter durante días. Otra razón es que en este país es muy, muy fácil que elementos extraños se asientan en tus intestinos y te contagies. No lo quiero ni pensar. Por eso, todas las precauciones son pocas. El agua, siempre envasada, incluso para lavar los dientes.  De todas formas, en dos o tres ocasiones ya me salté todas las medidas de seguridad y hasta ahora, sin problemas.

Cada vez que nos vemos, el cocinero me saluda con su mejor sonrisa y el otro día le pedí si podía hacerle unas fotos. Encantado, me dijo. Me presentó a su esposa y a su cuñado. Se mostraron muy amables , especialmente el  cuñado, que  me miraba con unos ojillos…jajajajaja.

Estas fotos no merecen comentario. Excepto los pocos restaurantes indios, a los que solo pueden ir los adinerados y los occidentales, por todas partes se instalan «cocinillas » así, tanto con puestos ambulantes como en locales inmundos. Todos viejos, sucios y destartalados. Hay miles de ellos.

Una anécdota curiosa. Un día me saludó como siempre: Good morning, how are you? Siempre le contesto lo mismo. Fine, thank you. Only fine, not very fine? No jajaja, only fine. Y me mira como diciéndome; no, tiene que estar muy very fine, muy bien, no solo bien.

Supongo que lo habéis entendido. Buenos días , como esta?, Bien gracias, le contesto. Solo bien? no muy bien?, me pregunta extrañado. No, jajaja, me rio, solo bien. Y mueve la cabeza con desaprobación.

Y hoy, de nuevo, la misma pregunta pero… Today very fine?  Hoy más contenta? Un día iré y le diré: I am ver ver very fine. A ver como reacciona.

Una de las fotos de su restaurante  muestra un pequeño altar: la cabeza de un buda y fotos de candidatos políticos. ¡ Teníamos que aprender! Ofrecerlos a los Dioses para limpiarlos de toda corrupción y que los ayudasen y favoreciesen para servir mejor a los ciudadanos. Jajajaja, quien vería  los políticos en la Iglesias.

En otra foto podéis ver un cartel de candidatos y allí está él, quiso que lo fotografiara. Se le veía muy  orgulloso.

Y el comedor… tiene dos. Uno exterior y otro interior. Aunque hasta ahora nunca vi alguno con televisión. Un lujazo.

Ah, se me olvidaba. Este «resturante» se encuentra situado debajo de un árbol.

IMG_5753

 

IMG_5760IMG_5761IMG_5759zo.

 

 

IMG_5762IMG_5754

 

 

 

No Comments »

INDIA. LA LLEGADA

Hola. Por fin estoy aquí, en New Delhi ( India). Después de un año y medio de espera, todo se resolvió en apenas una semana y cuando me di cuenta, estaba en el aeropuerto de Roma esperando el avión con destino La India. Por cierto, no fue difícil encontrar la puerta de embarque; nos limitamos a seguir a los numerosos viajeros con aspecto de indios. Sus vestimentas y turbantes los delataban.

El vuelo fue nocturno así que cenamos en el avión y la primera sorpresa. Todos los pasajeros de nuestro alrededor pidieron whisky antes de cenar. Al parecer son muy aficionados.

El viaje transcurrió con total normalidad; dormimos casi todo el trayecto y unas nueve horas después aterrizamos. En el aeropuerto lo que más me llamó la atención es que una mayor parte esta enmoquetado.

Nos estaban esperando y empieza la aventura….

 

 

No Comments »

UNA HERENCIA: ANTIGUEDADES.

Hola. Una de mis aficiones preferidas es visitar casas y si son antiguas mejor. Hablan de sus habitantes, de como fueron y de como son; de la historia de sus muebles, que algunos la tienen, de las antigüedades y hablando de antigüedades… de las herencias.

Cuando las visito y fotografío sus «pertenencias» siempre hago la misma reflexión.¿ Es real el valor material y sentimental? Personalmente me apena comprobar que lo que para alguien tuvo un gran valor, para sus herederos en muchas ocasiones supone un problema.

He visto en ferias de antigüedades algunas pertenencias que si sus dueños se levantaran de sus tumbas…. Condecoraciones, álbumes familiares, ajuares de novias, etc… .

Es cierto que muchos de los objetos heredados no tienen espacio en un piso de hoy y venderlos es la única opción. Y ahí están también los coleccionistas. Cualquier objeto que se nos pueda ocurrir, por muy inverosímil que parezca, seguro que lo busca un coleccionista. En ellos perdura.

Estos objetos que hoy os muestro están todos a la venta. Pertenecen a una herencia. Como siempre, si os interesa os informaré. Sofás años sesenta, una mesa de comedor maravillosa, algunos cuadros del pintor  Bello Piñeiro, porcelana antigua de Sargadelos, unas lámparas de capricho, juegos de café y té, libros de medicina y también se vende la casa, pero esa es ya otra historia.IMG_4898IMG_4891IMG_4884IMG_4879IMG_4871IMG_4867IMG_4862IMG_4854IMG_4860IMG_4875IMG_4849IMG_4856IMG_4874

 

 

No Comments »

LA CASITA DE MADERA.

DSC_0169DSC_0168DSC_0251DSC_0258DSC_0261Hola. Han transcurrido ya algunos meses desde mi última entrada y eso demuestra lo indisciplinada que soy. Misterios de la pasión. Y ésta, mi pasión por todo lo que os cuento en este blog, es una caprichosa. Yo ya estoy acostumbrada y desistí de educarla, así que no se cuando volveré a escribir; dependo totalmente de ella.

Hoy quiero hablaros de una ilusión. Una ilusión real y cumplida. Y yo he sido testigo de ella. Os cuento. Una compañera tenía un pequeño terreno en una zona de interior, cerca de La Coruña. Mi compañera y su marido tenían la ilusión de, algún día, tener su pequeña casita. Él un Don Manitas especializado en bricolaje y ella, soñaba con un huerto, pequeñito también me decía, para plantar cuatro cositas.

Pero como ocurre casi siempre, el tiempo pasa y pasa y las ilusiones se olvidan.

Mi compañera estaba pasando por un terrible momento personal y la tristeza se adueño de ella. Pero su marido tomó la decisión por ella. Tendremos nuestra casita.

Ella no quería; tenía miedo, mucho miedo. Los ahorros, los hijos, el futuro. Él no desistió y decidió que harían una casita  de madera.

Mi madre siempre dice que malo cuando se pierde la ilusión. En ese momento empiezas a morir y debe ser cierto.

Visitaron una empresa especializada en casas de madera y a partir de ese momento su vida se convirtió en un total entusiasmo.

La casa esta toda hecha de madera traída de Letonia, totalmente equipada y el plazo de entrega creo que fueron unos seis meses.

 

Mi compañera habla de su casita con una devoción contagiosa.  Cálida, confortable y muy cómoda. Este fue el primer invierno y sin problema alguno.

Compró algunos muebles en Ikea, confeccionó ella las cortinas, preparó su huerto, plantó árboles y flores y siempre está ilusionada con nuevas ideas para su casita.

Yo ya no le veo los ojos tristes.

Os dejo algunas fotos, por si os sirve de inspiración. DSC_0291

 

3 Comments »

CHULO.

Hola. Estos días están siendo muy emotivos para mí y hoy por la mañana, en el trabajo, vi a mi querido amigo y compañero Antonio muy triste. Me miró y con ojos llorosos me dijo: ya lo hice.

Se refugió en un despacho a donde le seguí sin entender muy bien que pasaba. Y empezó a llorar. Mi amigo es un hombretón de 55 años. Lloraba desconsoladamente. Me abrazó y yo no sabía como consolarlo. Ayer lo hice, me dijo. Ya era inhumano.

Ayer llevó a su querido perro Chulo al veterinario y le pusieron la inyección letal. Tuvo  que hacerlo.

Chulo era un macho de raza collie. Tenía 12 años y era un cachorro cuando empezó a vivir con mi amigo. Fueron años de mutuo amor, de amistad, de lealtad. Antonio nunca lo dejó, ni siquiera en vacaciones.

Pero hace 7 meses enfermó. Un problema que le afectó a la movilidad. Al principio se arrastraba y mi amigo ideó un artilugio para ayudarle a caminar pero fue inútil y poco a poco su perro dejó de caminar. Dependía de él para todo pero Antonio lo cogía en brazos y lo sacaba a la calle. Sostener así a su perro le causó dolores en los brazos y en la espalda pero no le importaba. Siempre que le preguntaba me decía que mal pero que no era capaz de tomar la decisión. Que ya llegaría el momento.

Y el momento llegó. Ahora Chulo ya no oía, ya no se movía. Y estos últimos días lloraba. Y eso Antonio ya no lo pudo soportar.

Lo llevó él solo al veterinario. Lo sostuvo con todo su cariño y con todo el dolor de su corazón. Vio que al veterinario le temblaba el pulso mientras le inyectaba. También quería a Chulo. Pasó media hora. Y Chulo murió.

Me decía hoy que su perro era precioso. Negro pero con el collar blanco y el morro de color canela. Que conocía por lo menos doscientas palabras. Que lo miraba y que le hablaba.

Hace unos meses falleció su madre. Y allí, dónde ella está enterrada, esparcirá las cenizas de su perro Chulo, al lado de esa tumba.

No Comments »

MIS CHICAS

Primero fue mi abuela, después mi madre y ahora…yo. Nunca imagine que llegase tan pronto pero ya no podía esperar más y eso que lo fui demorando todo lo que puede, pero llegó el momento. No sabía cómo hacerlo, como explicarlo, si me entenderían; así que la mejor solución, pensé, es dirigirme a una profesional. Seguro que ella sabe. Elegí un DIA especial, un DIA que recordaría para siempre. Y plenamente confiada y segura de mi decisión, me dirigí al Corte Inglés. Permanecí en la puerta unos minutos dudando de lo que iba a hacer. Sabía que no me arrepentiría pero también sabía que se terminaba una etapa y empezaba otra.

Y allí quieta recordé… recordé la primera vez: la vergüenza, la ilusión. Recordé a mi abuela, recordé sus consejos y una tierna tristeza me invadió. Me hubiera gustado compartir ese momento con ella pero ya no está. O sí? Ahora yo os tomo el relevo, abuela, mama, y entré  decidida.

Subí hasta la segunda planta y busqué la sección. No había mucha gente, mejor así. Y delante de mis ojos todo un mundo de formas y colores. Sabía que yo sola no podría pero esperé unos momentos. Primero busqué aquellos que siempre había tenido y que ahora ya no volverían. Aquellos que me habían sujetado, que me habían embellecido, aquellos que habían sido un suplicio para otros.

Y de nuevo la nostalgia. Esos tirantes, esas puntillas, esos realces, esos diseños. Y esos  corchetes tan diminutos, tan ligeros al tacto y tan difíciles de desabrochar.

Termina ya, me dije. Miré alrededor y la vi. Tiene mi edad y sabrá ayudarme. Resuelta y respirando profundamente me acerqué. Hola, le dije. Necesito que me ayudes a elegir, a elegir, un, bueno, un “SOSTEN”, necesito una de esas cosas que me sostengan porque ya es insuficiente que me sujeten. La empleada no se dio cuenta de mi angustia, de mi tristeza, de mis balbuceos porque sin darle mayor importancia me preguntó: que talla usas?

Esperaba la pregunta pero la odio. Me daban ganas de decirle “ oye guapetona, esperaba que tú me dijeras que talla uso ahora porque mi talla de siempre ya no puedo usarla, te enteras?

Como no le contesté, ella fue a matar, directa, sin contemplaciones. ¿Tienes algún problema? ¿Qué si tengo algún problema? Pues claro que tengo un problema, le contesté suavemente con mirada amenazante.

MI PROBLEMA es que sin ningún motivo aparente, pues empezaron a crecerme, en fin, a crecerme las… LAS TETAS, termina ella. Ah, pero eso es normal a nuestra edad.

Estupefacta, me quedé estupefacta. Me dejó allí plantada y empezó a rebuscar entre todas aquellas cosas mientras me preguntaba qué color me gustaba, que tipo de tejido prefería, si quería uno que alzara o bien que solo sostuviera o bien que apretara o que les diera plena libertad y movimiento. Estuve a punto de contestarle que lo que yo quería era mandarlas de vacaciones durante una temporada para que vivieran en libertad y dejasen de molestarme.

Y la susodicha continuó: qué letra usas?

¡Ya estamos con las letras! La única letra que recuerdo y que afecta a mi vida es la letra G. Durante un tiempo se habló mucho sobre esta letra, bueno exactamente se habló del. G, es decir, del punto G. No sé porque se la nombró anteponiendo un punto y lo que es peor, se la relacionó con el mundo femenino. Al parecer, hombres expertos en el asunto convencieron a muchas mujeres de su existencia y muchas de ellas se dedicaron con verdadero ahínco en su búsqueda. A mí no me hizo falta. Lo encontraron por mí. Y como no podía ser de otra manera, dada mi situación, fue el Ministerio de Hacienda, concretamente La Agencia Tributaria. A efectos fiscales soy mi DNI seguido del punto G.

Y la diplomada en Bragas, Sujetadores y Sostenes, siguió hablando. Toma, pruébate éstos que creo que son los que mejor te irán. Yo continuaba sin hablar. Los miré con desconfianza sin poder apartar la vista. ¿QUE ES ESO?

Pero si eso son… ARTEFACTOS, son auténticos artefactos. Esa es la definición correcta. Un artilugio formado por dos copas y en vez de tirantes tenía… ¿arneses? ¿Con anclajes?

Son los mejores, me recomendó la susodicha. Estos SOSTENES y como dando una clase magistral a un público sordo, o sea yo, (ala, grita más que no se te oye) constan de un aro hecho de una aleación muy ligera, descubierta recientemente, apenas perceptible al ojo humano y que consigue que “las chicas” se alcen hasta conseguir una posición recta y alineada, o sea, que no parezca que anden alicaídas. Están forrados con un material ignifugo de alta resistencia, disponen de una capa antichoque,son resistentes al agua y fíjate en la protección lateral, recoge el contorno con precisión y firmeza.

Mis chicas y yo sí que estábamos alicaídas. Tenía ganas de llorar. No soy tan fuerte y no estoy preparada. Quizás mi abuela y mi madre, como buenas mujeres de raza, se enfrentaron con valentía al cambio pero yo… yo no.

La especialista diplomada me llevó hacia el probador con varios artefactos. Allí, mirándome al espejo, me dije NO, no me los pruebo aquí. Necesito estar sola. Elegí el que me pareció más operativo y cuando estaba pagando, mi consejera me suelta a bocajarro: te interesan unas fajas nuevas que acaban de llegar y traen como novedad unas perlas activas incorporadas que capturan, neutralizan y eliminan?

Salí  de allí escapando. Temí, que de no hacerlo así, podría no controlar el impulso de coger una de esas FAJA-BRAGAS MECANICAS CON PERLAS ACTIVAS Y METERSELA A PRESION, para que ella y sus “chicas”  fueron capturadas, neutralizadas y eliminadas.

Esa misma noche decidí probármelo. Abrí la caja con sumo cuidado, no fuese que detonara, y allí estaba el artilugio en cuestión. No quise mirar la talla ni la letra. Primero coloqué los arneses, después cada copa en su sitio y por último aseguré los anclajes.

Ya está. Hecho. Ya lo tenía puesto. Valientemente me miré frente al espejo y en ese instante supe que lo que reflejaba era, ni más ni menos, que

EL CRUZADO MAGICO DE PLAYTEX.

No Comments »

MIS AMIGAS.

Casualmente, durante este verano, coincidí con algunas amigas a las que hacía tiempo que no veía y la verdad es que estoy preocupada. Les pasa algo raro porque no encuentro una explicación a su comportamiento. Una de ella, cuando me vio en la playa, se sentó a mi lado derecho porque dijo que así “ te oigo mejor”. Tienes algún problema? Quieres que te grite al hablarte? No, si es por mi perfil. Es su lado bueno. Ah. Otra comenta que se pinta el pelo. Se pinta? Que raro. Le pregunto que si se tiñe el pelo y muy tajante me contesta que no. Se lo pinta, es la moda. Ah. Otra coge el periódico y alarga los brazos hasta que están a punto de dislocarse. Le pregunto si no ve bien las letras y con cara de sorprendida me dice que no, que siempre lo leyó así. Ah, bueno. Pero este finde aparece otra amiga y me cuenta unas cosas mas raras… Dice, y será verdad, que sin ningún motivo, de repente ,le empieza a entrar un calor… que le sube hasta el pecho y la cara se le pone roja, roja, roja. A continuación le aparecen unas gotitas de sudor en la frente y unos segundos después todo desaparece. Yo no quise contrariarla pero estando juntas tomando una cañita me dice de repente: ¡ fíjate, fíjate! Mira mi cara. Y veo que se queda muy seria y unas gotitas aparecen por su frente. Dios Mío. Es verdad. Y mi amiga, como poseída, abre el bolso y saca un ABANICO de considerables dimensiones y empieza a agitarlo frenéticamente. Durante unos terribles segundos que me parecieron eternos, pensé que iba a ponerse en pié y empezar a cantar “ La Zarzamora”. Que susto. Cuando quise decir algo, ella ya se había sentado y guardaba con cuidado su arma secreta. Yo estaba atónita. Su marido debió intuir algo por mi expresión porque me dijo: y lo peor es por la noche. Se tapa, se destapa, me agarra, me suelta y así no podemos seguir. Ya sé, me dije. Seguro que tienen problemas sexuales, pero yo, muy comedida, me abstuve de hacerle recomendaciones.

Y por último, la última. Mi amiga y compañera se enfadó mucho conmigo y todavía no entiendo el porqué. Cuando salimos a tomar café me pide que le acompañe a la farmacia para comprar una crema hidratante que le recetó el médico de señoras, o sea, su ginecólogo. Me quedé pensando. Una crema hidratante? Y que tiene que ver su cutis con el ginecólogo?. Seguro que es por los recortes. Pues nena, le dije, no la compres en farmacia que será mas cara . Échale crema Pons, de toda la vida o Nivea, que va muy bien para todo tipo de pieles. Ella se paró en seco, me miró de una forma muy rara y gritándome me dijo: No me vaciles Pepa, no me vaciles. Con estas cosas no se juega. Necesito hidratarme. Pues guapa, bebe mucha agua. Pero bueno, vaya manera de ponerse por una cremita de nada.

No sé como estarán cuando vuelva a verlas, pero algo raro, raro, les pasa.

No Comments »